martes, 30 de agosto de 2011

Pecados y besos.

- Si no me quieres, si no me quieres de verdad, rechazame
Se miran, ella forcejea con el y se aparta corriendo...
- Vuelve, sara vuelve...
*Mientras tanto*... [- Usted sabe que le diga lo que no es normal, no es normal creer que hacer el amor es pecado, no es normal que dios no quiere a los gays y a las lesbianas, no es normal que los sacerdotes no se puedan casar, no es normal la riqueza del baticano, ni los anillos, ni el oro, ni el dinero tirado en publicidad... treinta millones de personas se contagian de SIDA en Africa por no usar preservativo... Dios señores nos dio dos brazos, dos piernas, y tambien nos hizo con la capacidad de amar, de querernos, de tocarnos, de sentir con la llema de los dedos una piel cegada por la habitación... eso no puede ser pecado...]
- Dime, Sara, dime que no quieres estar conmigo, dime que no me quieres Sara, dimelo... rechazame..¡vamos! - el se lanza a bersarla, Sara intenta apartarse, sin demasiadas ganas, ni fuerzas - ¡rechazame de una puta vez Sara! - Ella le pega en la cara.
*[... ustedes, ustedes, lo entreversan todo, como si no se bastara la humanidad en hacerlo solita... Señores porque amar, amar es entender tambien el rechazo, entender que te van ha hacer daño, entender que vas a sufrir, es entender que las cosas son muy distintas, osea hoy, hoy te casas y vives feliz toda la vida... ]
Sara sigue intentando deshacerse de el, pero el la abraza, la abraza con todas sus fuerzas, no la va a dejar escapar aunque pase un huracan entre ellos, ella le pega hasta que no puede mas.
*[...Señores, eso es falso, por muchos siglos que puedan ustedes seguir proclamando lo que quieran, saben que creo, creo que ustedes no saben lo que es el amor. Ya esta, por que si, si algo he aprendido en estos años es que si apretar un cuerpo hasta convertirse en uno...]
Sara se rinde entre lagrimas, el la mira a los ojos y la besa, la besa como nunca la habia besado antes, la besa como cuando le dio ese primer beso, timido y lleno de pasion.
*[...Si eso es pecado, señores, soy un pecador. Porque el unico Dios en el que creo, es el amor.]
Él, se aparta, pero ahora es Sara la que no quiere dejarle ir, no puede dejarle marchar, no ahora. Ahora es ella la que quiere sus besos.

sábado, 27 de agosto de 2011

comprame un mapa

Tiendo a perderme mucho entre las cosas de esta vida, no pillo ni las directas y para que menos las indirectas. Comprarme un mapa porque creo que me estoy volviendo loca, es grave. No solo tengo necesito el mapa, tambien necesito que alguien me explique como usarlo, ya que la torpeza es una de mis virtudes. He provado con diccionarios, pensando y dejando de pensar, he provado haciendole caso solo a la cabeza o solo ha otra parte del cuerpo, creo que ha llegado el punto en el que lo he provado todo... y sigo en el mismo punto que hace unos cuantos años. Cuando me lo entregueis, me pasare horas contemplandolo, mirando como hacer para comprender mas a la gente y a todo lo que pasa por nuestro lado, en ese momento sabre que hacer con cada recobeco de mi vida, ahora solo se estar aqui, sentada, con un ardor en el pecho, con las lagrimas queriendo caer de mis ojos, dirigiendo los dedos hacia las teclas, releyendo lo que escribo, sintiendome cada vez mas estupida y oyendo de fondo a una señora que solo dice realidades...
Comprame un mapa, porque si no me veo en un ricon de Madagascar viviendo como un hermitaño.

lunes, 22 de agosto de 2011

2.0

Cuando estás mal, cuando lo ves todo negro, cuando no tienes futuro, cuando no tienes nada que perder, cuando... cada instante es un peso enorme, insostenible. Y resoplas todo el tiempo. Y querrías liberarte como sea. De cualquier forma, de la más simple, de la más cobarde sin dejar de nuevo para mañana este pensamiento: <<Ella no está.>> Ya no está. Y entonces, simplemente, querrías no estar tampoco tú. Desaparecer. Plaf.

Sí, ese día hubieras querido encontrar a uno de esos magos: colocan un pañuelo sobre una paloma recien aparecida y, paf, de repente ya no está. Ya no está y basta.[...] Ha pasado el tiempo. Dos años. Y ahora saboreo una cerveza. Y acordándome de cómo me hubiera gustado ser esa paloma, sonrío y me siento un poco avergonzado.
Un inmenso ruído envuelto en silencio.

O la cerveza se me ha subido o es ella y sus preguntas las que hacen que la cabeza me de vueltas. O el dolor de ese amor aún no olvidado. Ya no entiendo nada.
No hay nada peor que quien espera algo... y no encuentra nada.

El amor, en cambio, es cuando no respiras, cuando es absurdo, cuando echas de menos, cuando es bonito aunque esté desafinado, cuando es locura... Cuando sólo de pensar en verla con otro cruzarías a nado el océano.

Son tantas las cosas que echo de menos... Pero hoy tengo ganas de no pensar.
Eran otros tiempos. Tiempos de amor.

Basta. Estoy fuera. De los recuerdos. Del pasado. Pero también estoy perdido. Antes o después las cosas que has dejado atrás te alcanzan. Y las cosas más estúpidas, cuando estás enamorado, las recuerdas como las más bonitas. Porque su simplicidad no tiene comparación. Y me dan ganas de gritar. En este silencio que hace daño. Basta. Déjame. Ponlo de nuevo todo en su sitio. Así. Cierra. Doble vuelta de llave. En el fondo del corazón, allí, en aquella esquina. En aquel jardín. Algunas flores, un poco de sombra y después dolor. Ponlos allí, bien escondidos, te lo ruego, donde no duelan, donde nadie pueda verlos. Donde tú no los puedas ver.


Federico Moccia "Tengo ganas de ti"

domingo, 14 de agosto de 2011

Lo que tenga que ser, será.


¿Que haces cuando sabes que todo a acabado? ¿Cuando por mas que miras no encuentras solución? Cuando pierdes las esperanzas y lo das todo por perdido? Irte a un espigón a pensar en lo que ha sido, a recordar millones de momentos. Y que haces, llorar o sonreír y disfrutar? Pues la verdad, lo primero que se te pasa por la cabeza es la opción de llorar, perderlo todo no es lo que mas gracia te haga en el mundo, pero de que sirve, de nada. Y entonces te queda la opción de sonreír y disfrutar de las pocas horas que te quedan... Pero tampoco es la opción mas sencilla.

Aquí sentada en el espigón, pienso que hacer y solo se me ocurre seguir aquí, con el sonido del agua chocando en las olas, el viento que mueve mi pelo y no deja que las medusas vean mis ojos. Yo, enfrente el futuro y detrás el pasado, pero hay un espigón que no dejan que los dos se junten.

_____________

Quien sabe lo que pasa por tu cabeza, quien sabe que te ha pasado este año... Lo que yo se es que yo me he cansado por duodécima vez de ser un juguete. Me dices que me quieres, que me hechas de menos y que quieres tener una de nuestras charlas, pero luego, vengo y parece que me desvanezco en la nada. Simplemente cuando no hay nadie (de los que ves casi todos los días) a tu alrededor vienes a mi diciendo me esas subnormalidades, pero en cuanto uno se pone por delante me desvanezco en la nada, mi piel cambia a transparente y parezco invisible delante de tus ojos.

¿Quieres esto para nosotros? De verdad que quieres que tu y yo con lo amigos que hemos sido, nos quedemos en esto, en nada. Si lo quieres, lo tendrás pero no es lo que yo quiero. Entiendo que quizás, por algo inexplicable, nada pueda ser lo de antes, pero algo tiene que quedar y me he cansado de ser segundo plato de tanta gente.

Llevo 18 años de mi vida viendo este edificio y correteando por estas mismas baldosas y ahora, solo en este instante, me encantaría borrarlo todo de mi vista, que desaparezca, despertarme de mi sueño y que esto no haya existido. Amaba con locura este sitio, cada invierno se me hacia mas insoportable el separarme de vosotros y volver cada verano, era como un mundo, un verano lleno de aventuras, de misterios y de sentimientos, pero ahora, parece que hay que hacer un esfuerzo para venir. Parece que el venir es una obligacion para no fallar a la gente. Pero dime, tu que me conoces, dime como suponiendo que este verano tiene que ser el verano de mi vida, porque estoy un viernes a las 12 de la noche, suplicando por irme de tu lado, del lado de todos y encerrándome en mi burbuja. Di me porque estoy sola en mi habitación deseando irme de aquí.

Volveré... Seguramente si, pero quizás cada vez sea menos y os odie mas, y no quiero que eso pase.