domingo, 13 de marzo de 2011

A una princesa (tres)

Pequeña, hoy me dices que todo te sale mal, no sonríes y piensas que es por ti. Puede que no te haya dicho lo importante que eres, que no te haya dicho que no haces todo mal, pues pequeña, para mi eres uno de los mayores apoyos en este mundo.

Tus sonrisas, da igual la causa de la sonrisa, pero tus sonrisas hacen que provoquen las mías. Tus lápices de colores, que me prestas muchas veces, son necesarios para ver toda esta vida con el color que se merece. Saber que alguien es como yo, y que tampoco entiende muchas cosas de las que pasan a nuestro alrededor, eso sea quizás, una de las mejores cosas que has hecho por mi.

Y dicen, princesa, que una de las mejores cosas de esta vida es compartirla, vivir cada segundo al lado de alguien, alguien que te escuche pero a la vez que tu le escuches, alguien que entienda como te sientes y que te diga lo que piensa, alguien que sepa como eres en realidad y te ayude a sacarlo fuera. Que te saque una sonrisa aunque no tengas esos lapices de colores... Creo que con esto, te digo lo que significas para mi.

Recuerdo como empezó todo, como buscábamos ese príncipe azul, como nos preguntábamos porque nadie nos entendía y porque nos convertimos en las amigas que somos hoy, y solo tengo que decir, princesa, que puede que no hayamos encontrado ese príncipe y que todavía no sepamos porque no encajamos, pero una cosa tengo clarisima y es que no quiero ni imaginarme sin ti a mi lado, pues, me has enseñado muchísimas cosas y me has escuchado siempre, has contestado a mis llamadas cuando lo he necesitado aunque estuviera lloviendo y nos tuvieramos que meter debajo de un columpio de niños pequeños.

Y ahora bien, si tengo que recorrer cielo, mar y tierra para buscar nuestro planeta, para sentir donde encajamos, para ver que no todo es lo que creemos y conseguir esos lapices que no se gastan, lo haré y lo haré a tu lado porque estoy en deuda contigo por todas las miles de cosas que has hecho por mi y por las miles de sonrisas que hemos sacado.

Para terminar, solo decirte mi pequeña princesa, que tu sonrisa es mágica y hace que la cara mas triste dibuje una sonrisa porque tienes algo, una chispa que hace que todo a tu alrededor sea genial. Y aunque a veces parezca que algo te sale mal, todo se puede arreglar y aquí tienes alguien que puede ayudarte siempre.

Te quiero mi princesa incomprendida =)